¿Debe el Chelsea quemar la “bala” Lampard?