Rubén García, casi hecho; Marc Cardona, a un paso