Aaron Wan-Bissaka, una nueva arma para Solskjaer