Melero, el tapado del Levante