El Alavés va como un tiro