De cesión en cesión: Stoichkov al Alcorcón