Ayer Xavi Simons vía redes sociales anunció que se marchaba de la Masía para incorporarse al PSG.

Fuente: Twitter del jugador
Como cada año, las grandes perlas del Barça se van en busca de otras oportunidades, o mejor dicho en busca de una oferta económica mejor que la que ofrecen en la Masía. Este año le ha tocado a Xavi Simons, ese jugador que tenía que ser el nuevo Xavi Hernández con la melena rizada de Puyol. El chaval ahora tiene 16 años y tiene nada más y nada menos que 1,7 millones de seguidores en Instagram.
Todo iba muy bien, pero cuando hace 2 años se anunció que su representante iba a ser Mino Raiola, (uno de los grandes) tanto directivos, como aficionados, como entrenadores y como propios jugadores sabían que el joven holandés no acabaría triunfando en Can Barça. Esto, junto a lo que se le puede haber subido a la cabeza como son los contratos de publicidad millonarios, su popularidad y su representante, le han hecho marcharse al PSG con un contrato que le vinculará hasta 2022.

Fuente: FC Barcelona
Pero en cuanto a rendimiento deportivo, se ha visto una ligera decadencia en su juego, o más bien, sus compañeros han sabido llegar a su nivel. Este chico nos deslumbró en los típicos torneos de fútbol 7 de Semana Santa como el Mic o el famoso trofeo de LaLiga Promises, pero ya en la última temporada de Cadete se demostró que a lo mejor no sería el jugador que tanto esperaban los aficionados culés.
Un jugador que a lo mejor con un poco más de paciencia y trabajo podría haber tenido futuro en el Camp Nou, pero ni él lo ha querido, ni Mino Raiola, ni incluso sus padres, que deseaban su éxito en el club. Trata de fingir sorpresa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here