En Granada todo sigue igual