Los biris, el alma de Nervión