Sergi Gómez, en la rampa de salida