Marcelino confirma los peores presagios