Manu Garcia, el eterno capitán del Alavés