Adiós Rodrigo, ¿ahora qué?