El futuro de Miranda cada vez más lejos del Camp Nou