Otro problema para el Barça: Las lesiones