Y sin Lodi, ¿ahora qué?