Francia, la guardería de Europa