Girona: El vacío del descenso