La curiosa anécdota entre Guardiola y el Barça