Salisu, la nueva perla de la cantera