Una nueva joya para la Real