Un cierre de mercado ajetreado