Piccini en quirófano y el Valencia en apuros