El Albacete, preparado para asaltar El Molinón