Duelo de alto calibre en la catedral