El Sadar, inexpugnable para el FC Barcelona