La renovada marea celtista quiere asaltar Nervión