El primer episodio de la trilogía acaba en empate