Kevin De Bruyne, de nuevo en el estrellato