De Jong tiene un problema