Getafe-Alavés: un punto insuficiente