Griezmann, ¿flor de un día?