Vuela la paloma, hay gol en San Mamés