Virgil Van Dijk, de desconocido a mejor central del mundo