El parón de selecciones pasa factura