El Granada, listo para romper el maleficio