EL Celta B, a pasitos de gigante