El Sadar, el fortín de primera