Valencia – Getafe: el duelo de las sensaciones