La Supporters Shield se queda en Los Ángeles