Achraf, ¿cantera o cartera? El dilema madridista