CRÓNICA | Un derbi cero estrellas