El RCDE Stadium llega a su límite