Prueba de fuego para el Sevilla