Alavés: Un filial muy parecido