Víctor Valdés, una víctima mas de una gestión deplorable