¿Euforia o preocupación? Podría haber sido peor