El llanto de Javi Martínez le reabre las puertas