La Masía, la base del Barça