Borja Vicent, el guerrero de la Segunda B